La cruz del Puig Campana

Nos pasa José Bernardez Fonseca, desde Sevilla, una historia que anda por la Red de la que ya teníamos algún conocimiento. Se trata de los avatares sufridos por una gran cruz potenzada con su león rampante situada por afiliados de la OJE, a primeros de los años sesenta, en la cima de La Cruz Campana, en la provincia de Alicante.

Es una historia que relata a su manera Eusebio Pérez Oca el 10 de Julio de 2009 en la publicación digital “Alicante Vivo“.

No entramos en valoraciones sobre los comentarios vertidos en el artículo. Hacemos aquí el enlace y que cada cual saque sus conclusiones más allá de la historia que nos ocupa y quedamos, eso si, a la espera que alguien pueda matizarnos algo sobre este asunto.

Responses

  1. Por supuesto que lo hago a mi manera. Es lógico, escribo yo. Solo decir que en el articulo no hay nada que pueda ofender a mis amigos de la OJE. Salvo que interpretar que la Cruz no se construyó para resistir los fuertes envites del viento ni las tormentas a 1416 metros sobre el nivel del mar. Quizas mi interpretación de que los actos se celebraron a pie de montaña puedan parecer irrespetuosos, no lo comprenderia pues la gente que participó era de toda edad. En cuanto a la construcción de la cruz y su transporte, ruego lean el libro de los 50 años del Centro Excursionista de Alicante donde aparece el amigo Pacheco, delegado provincial de Montañismo y mienbro del CEA. El y muchos amigos de este grupo de montaña ayudaron a colocar la cruz que en efecto no podia resistir. Lo malo fue la acusación de algún fanatico inculpando del destrozo a los mismos que les habian ayudado. Lamento que lo que pretendia ser un articulo de recuerdo se haya convertido en otra cosa que no temino de comprender. Sigo teniendo amigos de la OJE a los que no renuncio. La sana amistad y el antagonismo dentro de la extraordinaria convivencia perduraran para siempre en mi. Un sincero saludo. Por cierto he encontrado otra foto con el leon de San Fernando que espero publicar pronto. O si quereis os la mando.

    Eusebio Pérez Oca.

  2. Nada que objetar, amigo Eusebio. Todo esto no sirve más que para enriquecer nuestra propia historia. Tratamos de recopilar las huellas de nuestro paso y como en toda obra humana hay luces y sombras.

    Como hemos dicho nos parecía un episodio curioso y, por supuesto, muy poco conocido en nuestro mundo de modo que nos hemos limitado a contar -por tu propia pluma- lo que allí pudo acontecer. Cuando decimos que lo cuentas “a tú manera” queremos decir que tu eres el responsable de tus comentarios, que los podemos compartir o no pero que los respetamos. Si en algo nos hubieran ofendido con haberlos mutilado hubiera sido suficiente, pero habrás visto que no lo hemos hecho.

    Comprobamos ahora, que tienes un buen recuerdo de algunas personas de la OJE y con eso nos basta. No podemos exigirte que estés en todo de acuerdo con nuestras propias historias. Que conste que nosotros mismos tampoco, aunque no abjuramos de nada.

    Respecto a lo que nos dices que aún atesoras de este episodio pues, tu mismo. Lo que quieras y cuando quieras.

    • Gracias por tu talante. Gracias por lo que he convivido con vuestros compañeros de antaño. Compañeros que fueron mios y que lo son. He vivido historias hermosas en vuestra compañia y aún hoy tengo amigos, alguno de menos de diez años, que esta en una de vuestras agrupaciones. Tambien tuve la desgracia de vivir una tragedia en que fallecieron tres miembros de la OJE de Elche. Fue en 1971, el día 29 de diciembre. En Sierra Nevada. Durante años me negue a mostrar sus fotos. Se les veia pequeños entre tanta nieve que nos rodeaba. Sabeis que la prensa va tras el morbo. Es, en parte, su obligación. Pero la memoria de aquellos compañeros ocasionales estaba por encima del negocio. De la misma manera nos negamos a abandonar el pequeño hueco en que pasamos la noche para cuidar al único superviviente de aquella terrible historia. Sufrí congelaciones por diversos motivos a pesar de mi buen equipamiento.
      Hace dos años decidí escribir aquella historia y dar a conocer, yo y nadie más, las últimas fotos y los últimos momentos de aquellos jovenes casi inexpertos, tres de los cuatro miembros de la OJE. Lo hice dentro de la página Alicante Vivo y con el nombre de Las tristes Navidades de 1971. Como consecuencia he grabado un programa de radio de más de una hora en LA OTRA MIRADA. Si alguien tiene interes en él puede visitar la página de este programa, buscar MUERTE EN SIERRA NEVADA y escuchar los sentimientos que produjo sobre la marcha aquel suceso. Hice lo que pude y volveria a hacerlo. Sobrevivió uno de los cuatro. Al regreso, el Gobernador Civil don Mariano Nicolas quiso acallar las críticas a la permisividad con que se dejaba salir a la alta montaña a los alpinistas nobeles. Sufrí el acoso de un personaje nefasto. Allí lo indico. Por contra el Delegado de Montañismo de la Federación en Alicante me apoyó sin condiciones. El era de Falange, de los de siempre. Un gran hombre. No me mueve el morbo si no el recuerdo y la lección que debe proceder de todo acto humano, termine como termine. Un fuerte abrazo. Y si os gusta el relato o si podeis sacar conclusiones de como debemos actuar en la Naturaleza, sera para mi un honor. Por supuesto dejo aquí reflejado que las fotografias de esta experiencia estan a vustra disposición para lo que querais.

      Eusebio Pérez Oca.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s