El Verso. Sobre la Almugavería

En el verano de 1979 el Epicenísimo Consejo hizo una nueva convocatoria para reunir las mesnadas en las blanquernas de Cameros retomando, entonces, una incipiente idea: la Almugavería.

25 años más tarde, convinímos en hacer recuento de su historia, metodología, leyendas y fazañas para dejar constancia de estos acontecimientos y completar, así, la historia de las actividades de Aire Libre de la Organización Juvenil Española

Así reza la primera página de esta parte de la historia de la OJE realizada en 2004 para “Huellas” por Fernando Orte Zamora y Fernando Blanco Martín quienes habían recibido el encargo del Director de la Escuela Nacional de Aire Libre – Ángel Fernández Córdoba– de dirigir el Curso de Especialistas de aquel año de 1979.

Para entender como aquel encargo se convirtió en el relanzamiento de una vieja idea hay que ir a la página en la que se explica como se gesta la convocatoria de la actividad y, también, a la que explica la dinámica de la nueva actividad.

Los autores de la recopilación de la historia de la Almugavería reservan ya un espacio para la historia precedente de las actividades de Aire Libre. Observese que ellos dicen en su introducción que pretenden COMPLETAR la historia del Aire Libre y están lejos de pretender iniciarla con la Almugavería de Cameros’79.

Es cierto que desde el primer momento la mística almogavar empieza a envolver la nueva actividad de Aire Libre que nace con los Cursos de Especialistas que se inician en Muniellos y en la Sierra de Cazorla en 1960 y es cierto que las primeras convocatorias tienen tanto de cursos de especialistas como de mandos- así se dice en los apuntes de 1960– . Dualidad que se persigue con la dinámica escrita para la nueva Almugavería pues de esas fuentes se alimentan ” los dos Fernandos”.

Plácido Liz deja otro apunte en 1962 en torno al V Curso de Especialistas en el que se  sigue haciendo comentario del espíritu almogavar y de la nomenclatura específica utilizada en el mismo. En 1963 se convoca el III Campamento Nacional de Perfeccionamiento de Aire Libre con el nombre de “Almogávares”  pero se puede observar como el cuadro de mandos sigue manteniendo los títulos de: Jefe de Campamento, Jefe de Formación, Jefe de Actividades…

Los distintos reglamentos de actividades contemplaron, desde 1961, el Aire Libre como Grupo independiente distinguiendo, a su vez, cuatro diferentes modalidades: Bosque, Costa, Nieve y Montaña que eran desarrolladas en los distintos cursos de Especialista dirigidos a los afiliados del Grado de Arqueros comprendidos entre los 15 y 17 años y los cursos de Cadete-especialista dirigidos a los afiliados entre los 17 y 21 años. Ambas titulaciones se corresponden con la de Almogavar, como primer grado de perfeccionamiento de la especialidad, quedando el Cadete-especialista Diplomado (titulado en tres diferentes modalidades) y el Guía de Aire Libreen los sucesivos niveles de perfeccionamiento.

A partir de 1973, los títulos de Especialista de Aire Libre y Guía de Aire Libre fueron reservadas para los afiliados de los nuevos Grados de Cadetes y Guías y el título de Guía Nacional de Aire Libre quedó de carácter honorífico.

Decididamente, la historia es tozuda y en ningún momento- entre 1960 y 1977- consta la convocatoria de otra cosa que no sean los sucesivos Cursos de Especialistas y Guías Especialistas para esta modalidad concreta.

Entre  1966 y 1968  Manuel García Serrano “Nube Roja” Jefe Provincial de Segovia, que dirige  algunos de los Cursos de especialistas de Aire Libre de esos  años, pone en marcha los cimientos de lo que  llegaría a ser la primera Alta y Gallarda Orden Almogavar. Para ser exactos con la historia lo que se redacta, entonces, son los Estatutos de  la “Alta y Gallarda Orden Almogavar en su sede Segobinense”.

Allí se recojen los fines, la organización y la tabla de grados, el epicenisimo consejo, los distintivos y documentos, las condiciones de ingreso, los medios, las celebraciones y ceremonias y el mismo boletín de ingreso. Todo segun términos que se venían arrastrando desde los primeros Cursos de Especialistas.

Esta Orden llega a tener un gran predicamento entre el mundillo airelibrístico de la OJE aunque no llega a tener un sitio concreto en la normativa oficial ni un encaje específico dentro de la Escuela Nacional de Aire Libre. Ninguno de los almogávares – título con el que siempre se denominaron los especialistas de Aire Libre, en su primer grado-  fueron convocados, ni en esos mismos años ni en los siguientes , hasta 1979, a ninguna “Almugavería”.

En el transcurso de la primera Almugavería: la de Cameros’79, en  una de las celebraciones realizadas en el entorno de la Laguna Negra – así consta en en la Memoria- presidida por el  Director de la Escuela Nacional, invocado como Gran Megaduque por los allí presentes (Ángel Fernández Córdoba), el Jefe de la Actividad revestido como Megaduque  (Fernando Orte) y el  Dirigente de la misma en función de  Panipeisebastor (Fernando Blanco), se cuenta con la presencia, como invitado especial, de Manuel García Serrano en su condición de  Guía Nacional de Aire Libre – creador de la Orden que se quiere continuar y que estaba al mando del Curso de Jefes de Campamento en el cercano feudo de Covaleda- compartiendo con los nuevos almogávares la  dinámica de la NUEVA ACTIVIDAD   y congratulándose de que la mayor parte de los términos de la  Orden Almogávar que ahora se inicia, tuvieran continuación de la Orden que el mismo había iniciado años antes en su feudo de Segovia.

En diciembre de 1981, Fernando Orte Zamora entrega a la Escuela Nacional de Aire Libre, al Servicio Nacional de Formación y a la propia Jefatura Nacional las conclusiones del I Foro de Aire Libre -que se inicia en la Almugavería Conca’80 y se culmina con el Seminario desarrollado en  Sahagún de Campos y en la Almugavería Pardominos’81- en las que se define que las actividades de Aire Libre de la OJE se encauzaran a través de la Escuela Nacional “Joaquín Villegas” y las correspondientes Escuelas Provinciales, que la Alta y Gallarda Orden Almogavar pasará a conformar el esquema funcional de la citada Escuela Nacional y que serán misiones de esta Escuela: la Instrucción de aptitudes de Aire Libre, la Formación de actitudes de acuerdo con la USIA y la Forja del estilo almogávar.

En ese mismo momento se entregan los nuevos Estatutos de la Orden Almogávar, el Esquema General de la Escuela Nacional, el Reglamento de las Escuelas Provinciales, el Reglamento de las Titulaciones de Aire Libre y el esquema de edades, temas y competencias. Todo ello para conformar el nuevo MANUAL DEL ALMOGAVAR.

En 1982 la jefatura Nacional no da consentimiento a la celebración de la  Almugavería Santiago’82 que se había planteado a través de la Escuela Nacional de Aire Libre y se rompe el contacto con los protagonistas de esta pequeña parte de la historia.

Parte de la historia  que está refrendada  a través de las normativas y convocatorias oficiales, los apuntes de varios de los protagonistas reflejados en varias publicaciones, las memorias de las tres primeras Almugaverías y el seguimiento realizado entre los nuevos almogavares.  De todos esos documentos tenemos copia y todos ellos constan en sus apartados correspondientes en “Huellas de nuestro paso”.

26 años mas tarde, en Norma OJE Nº 1 de 2005 se oficializa  el Fuero de los Almogávares haciendo una puesta al día de los ¿primeros? Estatutos de la Alta y Gallarda Orden Almogávar emanados de Pardominos’81. En la Ley sexta  se habla de “la ALMOGAVERIA y otras hazañas y correrías diferentes de esta”.

No se debería resumir toda la historia del Aire Libre bajo el epigrafe de: “La Almugavería” , esto no le haría ningún favor a esta actividad ni a todas las actividades que le precedieron o que convivieron junto a ella.

Los Cursos de Proeles y Timoneles, los de Acampadores y Guías de Acampada, los encuentros de Grupos y Especialistas de Aire Libre, las dos ediciones de “Airexpo” y las otras dos de la Competición Nacional, algunos intercambios con Alemania, las conocidas Marchas Nacionales e innumerables marchas provinciales, La Operación “Defensa de la Naturaleza” o la edición de diferentes publicaciones dedicadas para los especialistas del ramo son  también  actividades que forman parte  de la Historia del Aire Libre en la OJE como lo son los cientos y cientos de campamentos de las distintas campañas provinciales, como lo son todos los Curso de especialistas celebrados entre 1960 y 1979 y como lo es la parte de la historia que reservan los autores de la Historia de la Almugavería a las Primeras Generaciones de dónde  vienen nuestras raíces.

La Almugavería – ¿o Almogavería? que esto es otro asunto- es sólo una parte de la historia global del Aire Libre que ha sido continuada en el tiempo hasta nuestros dias y en la que cada uno de sus protagonistas merecen el hueco que les corresponde .

Ver mas en TRIBUNA : La Almugavería una dinámica de grupos

Anuncios

Responses

  1. Lo habéis “clavado”, y doy fe de la certeza de lo que aquí se relata. Enhorabuena.

  2. Totalmente correcto.

  3. Documentación sobre las últimas almugaverías, en http://www.almogavaresoje.com/documentacion.

  4. Almogavería con O o almugavería con U…

    En el DRAE nos dan a elegir entre ALMOGAVERÍA (con E) o ALMOGAVARÍA (con A). Pero no aparece la almugavería con U.

    Entonces… Sin querer, sin darnos cuenta, hemos hecho la unidad de España a través de sus lenguas: escribiríamos almogavería, con O, como manda el Diccionario, pero diríamos almugavería, con U, que es como se pronunciaría en catalán. Lo cual tiene sentido ¿no? Porque aunque hubiera almogávares en toda la península, los que nosotros evocamos son los de la Gran Compañía Catalana.

    Me parece bonito, este pequeño lío.

  5. Lo escribo como lo he oido siempre: almugavería. Mal que le pese a la DRAE.

    Todos tenemos derecho a modificar nuestra lengua. Otra cosa es que las propuestas tengan o no éxito. Pero paso de logomaquias que no llevan a ninguna parte.

    A los puristas: el castellano es, en origen, un latín mal hablado por vascófonos…

    ;-))

  6. Sin ánimo de liar más la madeja y solo a efectos documentales, destaco que en la obra de Francisco de Moncada, “Expedición de catalanes y aragoneses contra turcos y griegos” y que recoge lo escrito por el cronista Ramon de Montaner (cronista de los almogávares) se refiere al término almugavería (con U y no con O). Se puede ver en el Capítulo VII: “Con la larga costumbre de ir divagando, nunca edificaron casas ni fundaron posesiones; en la campaña y en las fronteras de enemigos tenían su habitación y el sustento de sus personas y familias: despojos de sarracenos, en cuyo daño perpetuamente sacrificaban las vidas, sin otra arte ni oficio más que servir pagados en la guerra, y cuando faltaban las que sus reyes hacían, con cabezas y caudillos particulares corrían las fronteras, de donde vinieron a llamar los antiguos el ir a las correrías ir en almugavería.”
    Es muy posible por tanto que el término antiguo o clásico sea con U y la correspondencia al lenguaje actual sea con O. De todas formas no dejan de ser traducciones del catalán medieval (aunque hay quien sugiere que el término procede del árabe).
    A mi personalmente me gusta más con U ya que así las hemos conocido de forma tradicional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.